jump to navigation

Si cambia la forma de organizar la información… (El fracaso de Google) 28 septiembre 2009

Posted by Marcello Rinaldi in e-learning, Web 2.0.
trackback

Disclaimer. El título de esta entrada es, pensaba yo, claramente irónico.🙂 Pero vista la cantidad de comentarios en LinkedIn que he recibido al respecto, por si en serio estoy convencido de que “Google fracase”, quiero añadir que no, no pienso eso.🙂 Más bien uso la palabra Google como metáfora de los sistemas de búsquedas que se han usado hasta hoy en día, frente a los que se usarán cada vez más a partir de ahora, y Google con su Google Search es una de las empresas más activas en este sentido. Justo por aclarar, antes de que empecéis la lectura de esta entrada.🙂

Chances are that…. Esta expresión anglosajona siempre me ha gustado mucho, porque suele pronunciarse con un tono muy seguro (muy “self-confident”, como se diría al “otro lado del charco”). Y el tema que vamos a analizar ahora realmente necesita una introducción de este tipo. Porque, es decir, uno tiene que sentirse muy “self-confident” para abordar temas tan complicados…🙂

Uno de los elementos centrales de la Web es la posibilidad de buscar (y encontrar) la información que uno necesita en un momento dado. Por eso en la Web 2.0 tanto se habla de la folksonomía vs. la taxonomía, porque las dos permiten encontrar la información de una manera diferente. La taxonomía, tan típica de la Web 1.0 como de las bibliotecas tradicionales hechas con piedras y paredes, se puede resumir así:

El elemento más importante en una taxonomía es que viene pre-determinada. ¿Por parte de quién? Bueno, por parte de los que mandan.🙂 Por parte de los que deciden. Puede ser la “comunidad científica” o los administradores de una biblioteca, según el caso.

La folksonomía en cambio puede representarse de esta manera:

144288934_c38aca5718
(Fuente: http://farm1.static.flickr.com/50/144288934_c38aca5718.jpg)

El aspecto más importante en este caso es que la organización no viene pre-determinada. Son los que usan la información que al mismo tiempo deciden como organizarla.

Bueno, hasta aquí nada nuevo. Lo que si me interesa analizar en este post, gracias a un interesante artículo del NY Times Technology (que ahora no consigo volver a encontrar y esto es muy irónico escribiendo este tipo de post…🙂 ), es el efecto que el utilizo cada vez más frecuente de organizaciones de contenido “folksonómicos” aporta a la facilidad de encontrar lo que uno está buscando.

Es un punto importante, porque todos los conceptos de búsqueda de Google, para decir un nombre bastante conocido… se basan en criterios muy “taxonómicos” y poco “folksonómicos”. De hecho, el PageRank es un sistema de algoritmos que poco tiene que ver con procesos sociales:

744px-PageRanks-Example.svg

Es cierto que al final y al cabo son las personas que usan los contenidos de la Web los que determinan el funcionamiento del PageRank, pero al mismo tiempo es también cierto que el PageRank se fija en una componente que en la Web 1.0 era el CENTRO de todo: los enlaces y la importancias de los mismos. Es decir, mi página es importante (relevant) si muchas otras páginas enlazan a la mía. Y las que enlazan a la mía son importantes, mejor aún: la mía, reconocerá Google, es aún más importante.🙂 Esta es por supuesto una descripción muy simplificada de como funciona PageRank, pero un curso de SEO o esta página de Google pueden aportar más informaciones para los que quieran profundizar su funcionamiento.

Ahora bien, este tipo de sistema puede empezar a fallar, de alguna forma. ¿Por que? Porque en la Web 2.0 cada vez más informaciones los usuarios la “comparten” directamente dentro de las redes sociales a las que pertenecen. De hecho, cada día menos personas tenemos un blog y utilizamos las herramientas de comunicación y expresión que las plataformas sociales nos ofrecen.

Es decir… Todo este intercambio no se queda registrado en ninguna parte. Bueno, sí, se queda registrado en los logs de Facebook, de LinkedIn, etc. Esto es un punto importante. Si el PageRank no entra a analizar el funcionamiento de las redes sociales y el intercambio de información (no entra, de momento no entra) y cada día más usamos este tipo de herramienta para intercambiar datos y así decidir lo que es importante (relevant) para nosotros, ¿qué será del PageRank y de los motores de búsqueda?

Es un tema en el que hay que pensar. También porque al mismo tiempo una nueva generación de start-up cuyo business se focaliza en el “compartir información” más que en “publicar información” (que es donde el PageRank funciona mejor)… El mercado de la búsqueda puede cambiar de forma rápida y inesperada.

Por ejemplo, se puede analizar el gran éxito de ShareThis. El botón de condivisión de la información de esta empresa se ha convertido en una necesidad primaria para todos los blogs, wiki, etc. (Bueno, dentro de poco tendré aquí algo parecido)😉

¿Google sobrevivirá a este cambio?😀

Comentarios»

1. Google Social Search, la búsqueda “social” – Marcello Rinaldi - 23 agosto 2010

[…] de hablar del estado actual de los motores de búsqueda en Internet y de sus principales fallos, en ”Si cambia la forma de organizar la información” y en “El fracaso de Google” – no sin sarcasmo, que ha generado bastante […]

2. Google Social Search, la búsqueda “social” « Conduciendo a Ciegas - 26 octubre 2009

[…] de hablar del estado actual de los motores de búsqueda en Internet y de sus principales fallos, en ”Si cambia la forma de organizar la información” y en “El fracaso de Google” – no sin sarcasmo, que ha generado bastante […]

3. El fracaso de Google – Parte 2 « Conduciendo a Ciegas - 6 octubre 2009

[…] Posted by Marcello Rinaldi in Redes Sociales, Tendencias. trackback Un comentario en respuesta a mi entrada del otro día (que, por cierto, ha tenido un éxito superior a mis expectativas, tanto aquí como en LinkedIn), […]

4. Marcello Rinaldi - 30 septiembre 2009

Mil gracias José Antonio por tus palabras. Se hace lo que se puede. En analizar la realidad, decomponerla y ponerle pegas todo el tiempo a lo que ya se considera “establecido”.😉

Veo que en tu post ya se ha generado un debate muy interesante. Me apuntaré en cuanto tenga tiempo de analizar su contenido detalladamente. Para los demás, pasar por allí sin duda, que siempre se escribe algo interesante en Wonderbusiness.🙂

Un saludo,

Marcello

5. José Antonio - 30 septiembre 2009

Excelente post, Marcello. Aunque eso, traténdose de tu blog, forma parte de la “marca de la casa”.
Me parece que, también como siempre, tu disparo va directo a la diana.
Desde mi punto de vista, la Web Social, y la Web Semántica que es la evolución natural de “la cosecha de contenidos y relaciones que en la Web Social estamos sembrando”, supone un punto de inflexión extraordinario. Y es así porque enb la Web 1.0, o tradicional, o como queramos llarmarle, estábamos tomando el curioso camino de acostumbrarnos a pensar como lo haría un buscador.
Qué curioso, verdad? Con tanto SEO, y tanto indagar en los algoritmos de Su Graciosa Majestad Google nos parecía que, adaptando los contenidos a las características de las búsquedas podíamos subir en la indexación ser encontrados y, entonces, ser clickados, leídos y…comprados.
La gran diferencia es que, si bien lo pensamos, en realidad no queremos “encontrar”, lo que queremos es “saber”, “conocer” y “compartir”. Buscar y encontrar es sistemático, se puede, por tanto, automatizar de manera muy técnica y muy precisa.
Comprender y compartir es algo más complejo porque implican “entender” y, probablemente lo más importante, “interpretar”. Eso es mucho menos parametrizable, infinitamente más complejo de traducir en algoritmos y en “código máquina”.
De manera que, siempre bajo mi punto de vista, Bienvenida la sociabilidad y la semántica a la Red… Google, que estaba consiguiendo que nuestras neuronas se asemejasen a sus spiders, tiene ahora el titánico reto de que sus “inteligentes e incansables robots” aprendan cómo procesamos, valoramos e interpretamos los contenidos los humanos…
Yo, lo confieso (y asumo que no pasará de hoy para mañana…), estoy encantado con el cambio de paradigma.

Mis disculpas por la extensión del comentario.

Para terminar, te invito a tí y a los lectores y “comentaristas de tu blog”, a que me echéis una mano con mi “Ecuación Social MEdia fundamental”, me gustaría contar con vuestras opiniones y comentarios en mi blog (Wonderbusiness), aquí os dejo el enlace (sin ánimo de intrusismo) por si os apetece: http://bit.ly/8xpxO

De nuevo mi enhorabuena, y una Abrazo.

José Antonio.

6. Marcello Rinaldi - 29 septiembre 2009

@Agustí Brañas: exacto, todavía falta mucho para que los buscadores “aprendan” a ir más allá de analizar una cadena de carácteres. Por supuesto, Google ya estará estudiando como evolucionar hacia esta nueva etapa. Tendré que documentarme sobre lo que se está haciendo en Mountain View al respecto…🙂 Seguro que es sorprendente.

@ruizdequerol: sí, no es necesariamente a corto plazo. Aunque mi sensación es que sea a plazo menos largo de lo que se suele pensar. Creo que en un par de años esto será más que necesario.

Gracias a los dos por vuestras contribuciones.🙂

Marcello

7. Agustí Brañas - 29 septiembre 2009

Hola Marcelo,

Gracias por compartir este interesante artículo. Hubo un tiempo que vendí web semántica o web 3.0. El usuario final -y me voy a incluir yo también en este bloque-, cuando busca, ímplicitamente, lo que hace es preguntar a la red.

Los buscadores actuales no significan qué quiere el usuario. Lo único que hacen es buscar un string o serie de caracteres.

Han empezado ya a presentar resultados similares en funciones de tus búsquedas pero aún no han empezado a significar cuál es la necesidad real del usuario al acudir al buscador.

La dificultad de las búsquedas, ya sean semánticas, ya sean como las apuntas en tu interesante post son las del dominio abierto de la taxonomía.

Ahora bien, y como excelentemente apunta Lupe, los buscadores son depositarios de una gran cantidad de datos y, al igual que en el mercado de línea marrón, van dosificando las innovaciones en los buscadores.

Es mi modesta opinión,🙂

Saludos,
Agustí Brañas

8. ruizdequerol - 29 septiembre 2009

Una reflexión bien orientada, aunque no necesariamente a corto plazo.

El que apuntas es un nuevo frente en el desarrollo de las búsquedas por Internet, que algunos han denominado como ‘social search’. Hay referencias en la literatura especializada, pero no en la de divulgación, por lo menos que yo conozca.

Saludos cordiales


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: