jump to navigation

eBook, otra apuesta (Blio de Kurtzweil) 19 febrero 2010

Posted by Marcello Rinaldi in e-learning.
trackback

En distintas ocasiones he hablado en este espacio de “libros electrónicos” o “eBooks” como se suelen llamar en inglés. Es algo que considero muy importante a la hora de definir el concepto de futuros sistemas de educación, puesto que el libro es probablemente la herramienta de educación más exitosa desde miles de años y su evolución ha sido tan limitada durante siglos que es increíble hoy poderla poner en discusión. De hecho, gracias a las TIC sí podemos poner en discusión su naturaleza y eficacia pedagógica, pero todavía no hemos conseguido lograr un conjunto de hardware-software suficientemente satisfactorio. A lo largo de las últimas semanas, las tiendas de toda España se han llenado de objetos-libros (es decir, hardware) que permiten leer libros electrónicos. Por otro lado, software para leer libros también hay muchos, pero ninguno ha sabido solventar problemas de compatibilidad de formatos y aportar innovaciones pedagógicas de tal importancia que justificaran su éxito.

Otra apuesta llega ahora por parte del super-innovador/inventor Ray Kurtzweil con Blio, un nuevo software – combinado con una tienda on-line muy bien concebida (vamos, que es como un iTunes Store) – que parece prometer por fin algo realmente y radicalmente innovador:

Es un software realmente muy interesante, aunque mi pregunta es: ¿por que seguir desarrollando aplicaciones concebidas para “laptop” cuando el mundo está dirigiéndose de forma clara hacia dispositivos móviles o por lo menos concebido para la lectura en movilidad (como el iPad, el Kindle, etc.). En fin, aunque planes como Escuela 2.0 están intentando dotar a cada alumno de un laptop, me parecería mucho más interesante dotar a cada alumno de un dispositivo interactivo para la lectura (como un iPad). En este sentido, Blio que es una aplicación muy prometedora, debería también dirigirse de forma clara hacia estos dispositivos.

Más info en Cnet.
Web oficial de Blio.

Comentarios»

1. Carlos Ezquerro - 25 febrero 2010

Bueno, ahora si que puedo contarlo …. ayer se hizo público el proyecto que hemos mantenido en secreto desde junio del año pasado, Santillana y Netex han trabajado juntos en el desarrollo del libro web que aparecerá en las aulas catalanas. La presentación se realizó ayer en Barcelona y el éxito ha sido increible. No podía comentártelo en el post anterior. http://www.llibreweb.es

Actualmente tenemos una factoría con más de 80 personas trabajando en el desarrollo. Espero que te guste.

Un saludo

Marcello Rinaldi - 28 febrero 2010

Pues, ¡enhorabuena Carlos! Je je tu anterior comentario dejaba entender que estabas muy involucrado en el tema, ahora entiendo porque. Parece realmente un proyecto muy pero muy interesante. Ya conoces mi interés para este tema, que he comentado en distintas entradas. Asimismo es un tema todavía muy controvertido y poco definido y me alegra ver que hay iniciativas empresariales serias y estructuradas. Hombre, 80 personas involucradas son muchas…🙂 Espero que el proyecto vaya creciendo aún más.

Un saludo,

Marcello

2. Marcello Rinaldi - 19 febrero 2010

Sin duda, Carlos. Es una herramienta que considero fundamental que se desarrolle de forma correcta y realmente aportando al concepto de “libro” todo lo innovador que las TIC pueden ser. Lamentablemente, como comentas, en muchos casos hoy en día la triste ecuación suele ser:
eBook = Pdf.🙂 Da risa, y también miedo, que esto suela suceder.

Proyectos como este de Kurtzweil que hacen mucho hincapié en la variedad de formas de comunicar, con textos, imagenes, animaciones, elementos interactivos, vídeos, es precisamente lo que puede fomentar este avance cultural más que tecnológico.

Gracias por tu comentario.🙂

Marcello

Juanjo Almenara - 20 febrero 2010

Hola Marcelo,

después de momentos de extenuación laboral, saco unos momentos para enviar algún post en tu siempre bien elaboradas intervenciones.

El ejemplo objeto de este post, no deja ser un flipping book algo mejorado que potencia sus atribuciones con la lectura automática tipo kindle.

Yo creo que no se desarrollan para dispositivos manuales como el ipad, porque todos los dispositivos portátiles de Apple no se llevan bien con Flash Player (que a juicio de Jobs ha sido el principal artífice de algunos de los bloqueos más señeros de sus mimados dispositivos I-…). En sucesivas versiones del aparatejo veremos que ocurre.

Otros ejemplos que también pueden interesar son: spotbit (que es gratuito), page-flip (homónimo de pago) por poner solo dos.

Para algunos de los trabajos que he realizado, he utilizado este tipo de software. Algunos de ellos (de código libre) te permiten mezclar páginas de texto con páginas generadas en flash. Ahí es donde radica la potencialidad. Imaginemos un elearning de un curso de acogida titulado “El primer día de Luis Pérez en…” , donde se va mostrando con texto (en la página izquierda) los departamentos de su empresa y en la derecha, una película flash con la vista del personaje visitando dichos departamentos y conociendo la estructura de los mismo presentándose a gente que lo integra. Esta historia, coincido con Marcello, sería ideal que se distribuyera en los dispositivos portátiles de los usuarios que vayan a participar en el curso pero existe todavía un poso cultural difícil de salvar. Si bien la primera generación de móviles todavía se está terminando de instalar en algunos colectivos
los dispositivos móviles inteligentes aún son costosos y poco intuitivos para la gente que no “ha crecido” con ellos. El iphone parece que lo es, pero su precio hace que no se pueda hablar de democratización del dispositivo hasta dentro de un lustro (calculo), como poco.

La verdad este tema es apasionante pero creo que hay que pensar más en el cómo utilizar el soporte que en el soporte en sí.

Marcello Rinaldi - 20 febrero 2010

Gracias por pasar por aquí, Juanjo.🙂

Es cierto, “hay que pensar más en el cómo utilizar el soporte que en el soporte en sí”, aunque sin duda sin pensar en el soporte tampoco podemos pensar en lo que se puede hacer. La relación entre hw y sw en todos los dispositivos digitales abre este gran debate y dependiendo del caso, a veces se le da más importancia a un aspecto o al otro.

Acerca del elemento cultural, yo no creo que eso sería un problema. Todos los jovenes que ya están creciendo con redes sociales y aparatitos digitales en sus bolsillos, no tendrían problema alguno en incluir estos accesorios en su sistema de aprendizaje (otro tema es si hablamos de aprendizaje de personas adultas). Pero sí lo que pesa y dificulta la introducción es la definición de un modelo empresarial viable. Por un lado tenemos a las editoriales de textos escolares que POR SUPUESTO no quieren cambiar de negocio y lanzarse en la venta o creación de algo “digital”. En general, no saben hacerlo. El ludismo tiene su importancia en cada cambio cultural y en este caso también los involucrados es lógico que intenten echarse para atrás. Solo tienen algo que perder. Mejor dicho, algunos saldrán ganando pero al principio del proceso de cambio no se sabe bien quién (puesto que las reglas del juego no son claras).

Pues eso, creo que las precondiciones tanto tecnológicas como pedagógicas para la introducción de “libros” más innovadores de los que están hechos de papel ya se han dado. Lo que falta es un modelo viable de negocio. Finalmente creo que si el empujón no llega a través de reformas escolares muy innovadoras – y un pleno apoyo por parte de los Gobiernos a las editoriales – este cambio no se producirá muy pronto. Esto, yo creo, le resta valor a nuestro sistema de educación.

Principalmente porque si el sistema escolar se pone como objetivo la preparación de un chaval para que pueda desenvolverse con éxito en su vita personal y profesional, bueno… No le estaos dando lo que necesita.

Es lo mismo que pasa en la vida laboral hoy en día: por primera vez en la historia, las herramientas que usamos en el trabajo suelen ser menos avanzadas de las que usamos en casa.

Un abrazo,

Marcello

Juanjo Almenara - 22 febrero 2010

Hola Marcelo,

interesante debate el que planteas.

Estamos de acuerdo en que la estrategia de incorporación de acciones formativas a través de dispositivos móviles, será relativamente sencillo en la generación digital, es decir, en aquellos alumnos que no requieren alfabetización digital (o la requieren mínima) ya que poco menos que tienen un gen tecnológico🙂 Pero hace falta algo más para que el cambio cultural se instale de manera rápida y sólida.
A mi juicio, para que se de este avance, es necesario hacer que todas las generaciones que compartimos internet (silente, babyboomers, generación x (a medio camino entre babyboomers y digital) e Y (o digital) estén alineados en el pensamiento de que este es el futuro de la formación, para que el cambio cultural sea más rápido y sólido. Para que se dé esta alineación, debe darse un uso masivo y generalizado, cosa que no ocurre ahora mismo. Esto es solo una reflexión, pero ninguna de las generaciones apuntadas duda de la importancia del teléfono como medio técnico de apoyo en el aprendizaje.

Está claro que a futuro (siempre apuntamos a futuro) esto va a ocurrir, pero para ello tenemos que generar buenos mimbres como bien apuntabas. Si vamos por la senda de la proyección tecnológica de los colegios:

1. Debe existir una apuesta estatal que acompañe la inercia positiva de la incorporación de las tecnologías a los centros educativos. Ahora parece que se está escuchando con el programa de facilitación de un portátil por niño que ha puesto en marcha el gobierno. Ahora bien, esto no asegura la instauración definitiva, ¿por qué? porque toda la infraestructura del colegio debe estar alineada, convencida de que ésa es la vía. Actualmente no existe en los colegios la figura del Gestor TIC especialista que sirva de puente para el cambio y genere el sentimiento de que existe una imagen virtual del centro educativo, un lugar donde confluyen todos los estamentos del colegio y donde se conforma una verdadera comunidad educativa (hay mucho que hablar aquí). Te invito a que eches un vistazo a algunas reflexiones que hice para mi Máster de Gestor Tic en la aulas (juanjotic.blogospot.com).
Como digo, sobre unos buenos mimbres, una conciencia colectiva no tanto de la generación digital sino de los babyboomers y la generación x, la presencia virtual de la institución educativa sería transparente, por necesaria, y las editoriales verían un nicho. Actualmente muchas editoriales ofrecen contenidos educativos de acompañamiento al curriculum (de hecho Santillana ganó un concurso grandísimo junto con Indra, para dotar de una plataforma con contenidos digitales de apoyo al curriculum), pero no encuentran la manera de volcarlas a los colegios, de hacer formar parte sus contenidos de la actividad global del profesor. Esto está debido a que no existe conciencia, sentimiento de utilidad (aquí hay algunas teorías de la percepción que me gustaría compartir contigo, caña mediante, que luego podemos volcar aquí)

2. Debe existir una verdadera articulación de uso de estas tecnologías para orientarlas a proceso de estudio. La generación Y toma los dispositivos móviles y redes sociales como elementos de ocio. Cuando surgieron los fotos, listas de distribución… también se consideraron como desarrollos para el ocio. Para hacerlos aprovechables desde el punto de vista educativo, el negocio de la formación los aglutinó dentro de LMS. ¿Estará dispuesta la generación Y a aceptar el Facebook o Twitter como soporte educativo o de nuevo tendremos que replicarlas e integrarlas en nuevos entornos (o los mismos )? A corto plazo, se me antoja que es posible pero insisto, la capacidad y conciencia del profesor medio (que pertenece a la generación babyboomers o generación x) debe facilitar ese cambio y para ello, tenemos que involucrarlos. No es suficiente con esperar a que la inercia de la tecnología se incorpore a la formación sin ningún esfuerzo. No creo que con poner un ordenador por niño vayamos a generar mejores resultados.

Me salió un poco largo, ¿no? Seremos más breves a futuro. Prometido🙂
Un abrazo.

Marcello Rinaldi - 28 febrero 2010

Gracias por dejar unas cuantas Web con productos interesantes relacionados con este tema, Juanjo.

Estoy de acuerdo contigo que “que pensar más en el cómo utilizar el soporte que en el soporte en sí” aunque es cierto que el soporte condiciona lo que podemos hacer, es decir el “cómo utilizar” y por eso también considero interesante seguir avanzando con reflexiones relacionadas con los dos aspectos, de forma conjunta.

Un saludo, Marcello

3. Carlos Ezquerro - 19 febrero 2010

Hasta el momento los e-reader han presentado muchas limitaciones en cuanto a soportar imágenes, vídeos e incluso poder leer y escuchar un audio al mismo tiempo, interactuar, conexión, etc, por no hablar de las incompatibilidades de formato “deliberadamente” buscadas. El uso actual de los laptop en los colegios, creo que pasa por esa mayor versatilidad y conexión. De todas formas, llegarán a ese dispositivo ideal que nos permita leer e interactuar…

En cualquier caso ahora las editoriales deberían de pensar que no basta con poner un pdf.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: